piercing-loneliness

Cómo aprender a amarse a uno mismo?

In Uncategorized by veronicaLeave a Comment

Cómo amarse a uno mismo?  Quién es este Yo, que yo quiero amar?

Uso máscaras?  Dónde me escondo para no ser herida?

Cómo me defiendo, frente a lo desconocido, frente al otro, contra el dolor que siento adentro?

La herida… cómo me amo a mí misma?  Me amo cuando cuido mi herida, cuando cuido las partes abandonadas de mí misma, cuando cuido a otros en el Tu y Yo…

Me centro en el dolor… qué es, dónde está?  Qué es lo que duele y quiero olvidar, dónde está su origen?  Cuál es su historia?  Me puedo relacionar con él?  Cuándo ocurre, con quién?  Es un llanto, un vacío, un golpe?

Aprendo todo lo que puedo acerca de mi herida, y la cuido, para hacerla mía, para hacer la cicatriz que recordará dónde he estado, que me protegerá, mostrándo a mí y a otros que sé cómo hacer mía ese tipo de herida… 

Cuido aquellas cosas de mí que dejé atrás, que encuentran mi dolor cuando nadie ve… Les doy tiempo y energía, los alimento con lo que necesitan – no con lo que yo quiero, los dejo jugar y crear…

Escucho a mis emociones, las dejo vivir en mí, las dejo que me tomen, me conectan con la vida… Las dejo decirme dónde está mi energía, el fuego que me hará cambiar… Conecto mi emoción con mi historia, y contigo, y nutro la historia, le doy forma, la incerto en otras historias, las narrativas del alma que apuntan dónde ir, y qué hacer… Aprendo todas las narrativas que pueda, para apoyar a mi alma en su trabajo…

Aprendo a relacionarme con los que amo y cuido, hoy, no mañana, hoy meditaré y consideraré qué ha ocurrido, cómo ocurrió…

Concibo y proyecto otras formas de relacionarme mejor contigo, y pongo toda mi intención, mi pensamiento y mi deseo en ello…

Aprendo a escuchar mi cuerpo, sus dolores y sus síntomas, y amorosamente le doy cuerpo a sus movimientos y nutrición, placer y relajamiento… Dejo a cuerpo ser libre, de restricciones e imposiciones, libre de mis prejuicios… escucho cuidadosamente…

Cuido mi espacio, le doy forma y orden como el lugar donde habito, como el lugar donde mi alma es llamada a imaginar y mi espíritu a crear, donde los tres, yo, alma, y espíritu vivimos en cuerpo

Y tarde, en la noche, cuando el ruido del día se aquieta, consider con mi memoria lo que olvidé, lo que no incluí ese día, que quería ser escuchado… mañana será nuestro día… Tejo pacientemente lo que hice, tejo y recojo los sitios donde he estado… para construir poco a poco ese Yo que nos incluye a todos, ninguna parte olvidada, ni dejada atrás, ninguna exilada, ese Yo que mañana se levantará al nuevo día recogiendo más piezas, para conocerme, para amarme…

 

 

Leave a Comment